Home / Hormigon fibroreforzado
Hormigon fibroreforzado

La idea de reforzar con materiales fibrosos manufacturas con cierta resistencia, pero de elevada fragilidad, se remonta a muchos años atrás. En el antiguo Egipto se introducía paja al macizo con la cual confeccionaban ladrillos para conferirle una mayor resistencia y manejabilidad, después de la cocción al sol. Existen otros ejemplos como son los revoques reforzados con crin de caballo, para evitar fisuras de retracción.
La orientación científica en cuanto a tecnología del refuerzo con fibras es indudablemente más reciente. En los años 50, se hicieron los primeros estudios sobre la utilización de fibras de acero y de vidrio en el hormigón, y en los años 60, aparecieron los primeros estudios sobre hormigones reforzados con fibras sintéticas.
Podemos definir el Hormigón Fibroreforzado como la utilización de fibras en el interior de la matriz del hormigón,  que tiene como finalidad la formación de un material compuesto, en el cual el conglomerado, que ya puede ser considerado un material constituido por un esqueleto de agregados dispersos, en una matriz de pasta de cemento hidratada, está unido a un elemento de refuerzo por un material fibroso de diferente naturaleza.
En otro sentido, podemos decir que el Hormigón Fibroreforzado se trata de un material compuesto de una pasta de cemento hidratada y un elemento de refuerzo formado por fibras metálicas. Las fibras de acero redistribuyen los esfuerzos y modifican el mecanismo de formación y apertura de las fisuras, lo cual hace el hormigón más dúctil, es decir, capaz de mantener una cierta capacidad portante residual incluso en fase de post-Fisuración.

 
Antonio P. Haché & Co., 2017 Todos los Derechos Reservados | Diseño y Desarrollo VIB Interactiva